Nuestro Blog

Grifos de las cocinas

Una de las averías más comunes son los grifos de las cocinas. Para poder reparar la avería hay que ver de dónde viene dicho gote porque pueden haber varias causas. Una vez que se detecta de dónde procede hay que sustituir las pizas por unas en buen estado y para ello hay que desmontar el lugar por donde gotea. Si no tenemos la pieza lo que haremos será ir a una tienda específica con la pieza rota y enseñarla.

Una de las partes que se suele obstruir es el filtro del aireador y hay que quitar la pieza sujeta al grifo. Limpias el caño y limpiarlo con productos específicos como puede ser antical.

Otro de los problemas son los atascos en el fregadero ya que la mayoría de las veces al fregar lo que hacemos es tirar restos de comida y se atasca. Hay que mirar los dos sifones que tiene uno se desmonta y el otro no. Desmontas el que sí se puede y lo cambias por otro y miras posibles fugas.

Otro problema puede ser el bajante que puedes limpiarlo con productos químicos que se venden habitualmente en cualquier esstablecimiento.

Deeberías de tener un mantenimiento en el fregadero de tu cocina ya que si se cuelan alimentos se puede obstruir y causarte problemas que provocan atascos.

Si se atasca por la cal hazle una prueba y compra productos antical.

La elección adecuada de un calentador de gas

Cuando el invierno se va acercando es momento de pensar en poner a punto la calefacción del hogar para obtener el confort máximo durante esta temporada de frío. Pero la elección de un calentador de gas no siempre resulta sencillo, puesto que además de existir una gran cantidad de modelos y tipos, hay que tener en cuenta diferentes aspectos como su eficiencia, la manera en que se desea calentar la vivienda y los gastos que se van a derivar de él todos los meses.

Y es que los fontaneros zona Moratalaz sabe que no todas las casas son iguales ni todo el mundo tiene necesidades iguales, por lo que no hay una respuesta solamente para conocer que calentador es el mejor, aunque sin duda el perfecto será el que caliente mejor y se ajuste a los deseos de sus propietarios. Por ello hoy vamos a hablar de los tipos que existen de calentadores y los aspectos que hay que sopesar antes de comprar uno o de instalarlo.

Un calentador de convección

Este tipo de calentadores se han diseñado para calentar solamente la habitación en la que se encuentren situados. El aire caliente va circulando alrededor de la estancia por convección natural. Algunos de ellos se encuentran dotados con un ventilador para que calienten más rápidamente y de una manera más uniforme en la habitación. El más conocido es el radiador de aceite en posición vertical, siendo además el más barato. Algo más caro es el tipo de caja que tiene en la parte baja el elemento de calefacción y una rejilla en la zona de arriba.

Un aerotermo portátil

Este ventilador calorífico se coloca en el suelo y proporcionan ráfagas de aire caliente de manera directa. No resultan tan eficientes como un calentador de convección y además pueden resultar muy ruidosos.

Paneles radiantes

Los elementos eléctricos que contienen estos paneles radiantes hacen que brillen de manera intensa irradiando calor directo hacia la persona. El calor sale de manera muy rápida pero solo en un área pequeña de la habitación.

Bombas de calor

Estas bombas se encargan de recoger el aire que se encuentra en el exterior de la vivienda para liberarlo en el interior. Funcionan con electricidad aunque recoge bastante más energía de la que terminan consumiendo. El problema radica en que cuanto mayor frío hace fuera, son menos eficientes. Su precio además es bastante elevado, aunque lo cierto es que gastan poca energía para funcionar.

Calentadores de panel

Estos calentadores se colocan en las paredes de manera permanente y funcionan también por convección. Están diseñados para dar calor en toda una habitación y suele gastar la misma cantidad de energía que un electrodoméstico normal.

Calentador de noche

Estos calentadores funcionan también por convección y su instalación es permanente. Su ventaja mayor es que van recogiendo la energía por las noches, que es cuando es más baja la tarifa eléctrica, para ir liberándola por el día.

¿Cómo hacer la elección perfecta?

Dependiendo de la habitación de la casa se recomienda elegir un tipo de calentador u otro. Por ejemplo, para salones y/o estancias en las que la familia se reúne de manera habitual, será necesario que se propague el calor por toda la estancia. Por eso lo mejor es elegir una bomba de calor, aunque también son adecuados los calentadores por convección o los de panel.

Si lo que se desea es calentar una zona en concreto, es decir, si por ejemplo te encuentras sentado en el sofá leyendo un libro, lo más útil es un calentador radiante o un ventilador portátil. En el cuarto de baño también lo más recomendable es elegir uno de estos dos calentadores.

Un dormitorio necesita algo menos de calor que el resto de las zonas de la casa, por lo que lo mejor es decantarse por un calentador de panel o un de columna de aceite con temporizador o termostato. Un calentador de noche, también puede ser una opción excelente.

Aspectos a tener en cuenta

Termostato: ayuda a que la temperatura se mantenga uniforme además de ahorrar electricidad.

Temporizador: permite que el calentador se encienda y se apague antes de levantarnos y una vez nos hemos dormido, ahorrando electricidad sin estar pendiente.

Ventilador: Distribuye el aire por la habitación rápidamente y de manera uniforme, evitando que se acumule el calor solo en la zona superior de la misma.

El tamaño del calentador

Para calcular el tamaño adecuado del calentador que tienes que elegir, debes calcular unos 44 vatios por metro cúbico de la habitación. Añadir después un 10% por cada ventana grande que haya en la estancia y un 10% más para lograr mayor confort.

Si es un salón, debes multiplicar la cifra por 1,5. En el caso de un dormitorio, por 1,2 y para otras zonas un 0,8.

Precio de los calentadores

Un calentador eléctrico puede varias su precio dependiendo de su tamaño, de la marca e incluso de la época en que se compre. De cualquier manera un calentador permanente siempre va a resultar más caro que una estufa, además de necesitar mayor cantidad de energía.

Consejos a la hora de adquirir un calentador

Si puedes esperar, ten en cuenta que a mediados de invierno el precio de los calentadores suele bajar. Además si vas a adquirir un calentador que tenga ventilador, nuestros fontaneros en Majadahonda Madrid le aconseja que pida que lo prueben en la tienda puesto que algunos son realmente ruidosos y al llegar a casa puede que te arrepientas de haberlo comprado.

Si te puedes permitir un gasto mayor al principio, elige una bomba de calor, una estufa de leña o un calentador de gas, ya que a la larga, te vas a ahorrar bastante dinero en electricidad.

Cómo ahorrar calefacción en invierno

Con la llegada del frío aumentan las facturas de la luz y del gas debido al frecuente uso de las calefacciones. Para evitar esto, el fontanero urgente Majadahonda va a dar algunos consejos que ayudan a ahorrar algo de dinero durante el invierno.

Un aislamiento óptimo en el hogar

Una manera barata y que no requiere demasiado esfuerzo, ni siquiera la realización de ninguna obra para un mejor aislamiento térmico en el hogar, es instalar burletes tanto en ventanas como en puertas, ya sean de aluminio o de madera, ya que éstos son los principales lugares por los que el frío se cuela.

Evitar la congelación de las tuberías

Quienes viven en áreas muy frías y tienen tuberías en el exterior, lo más probable es que alguna vez se les haya roto alguna por culpa del frío. Si esto sucede, puede que sea necesaria un reparación costosa que puede evitarse si se cubren con cinta aislante o se calientan con ayuda de algún utensilio.

Radiadores purgados

Al purgar un radiador lo que se consigue es eliminar todo el aire que se haya acumulado en su interior y así conseguir que se caliente de una manera homogénea. Cuando se purga el radiador se mejora el rendimiento de la caldera y se reduce el consumo de energía. Este proceso debe realizarse cuando se vaya a comenzar a usar el radiados, comenzando por aquellos que se encuentran más cerca de la caldera.

Para ello hay que girar el purgador con un destornillador, colocando debajo algún envaso que recoja el agua que va a salir. Se debe ir girando muy despacio el destornillador hasta que todo el aire de su interior haya salido. Para terminar, se vuelve a cerrar el purgador.

Averías posibles de la caldera

Debido al paso del tiempo y al uso que normalmente se da a una caldera, es posible que un día de repente deje de funcionar, comience a hacer ruidos extraños, tenga una bajada de presión o muestre códigos de error. Y es que este aparato no va a durar toda la vida, por eso si aparece cualquiera de estos aviso lo más recomendable es llamar cuanto antes a un profesional para que evite averías mayores.

Cal en los electrodomésticos

Por todos los lugares por los que el agua corre, de una forma gradual e inevitable se va acumulando magnesio y calcio con el paso del tiempo, y según éstos se van cristalizando, se va generado un capa blanquecina conocida como cal.

Problemas que origina la cal en las viviendas

La cal puede llegar a obstruir de manera parcial o tal una tubería o los conductos de agua que tienen ciertos electrodomésticos como el lavavajillas o la lavadora. Si aparece en las baldosas estás se quedan de un tono opaco y blanquecino y si esto sucede en los grifos, pierden su brillo.

Los cristales que tienen algunas mamparas de bañera y de ducha, pueden erosionarse por la cal que se va acumulando ahí. La cristalería y la cuberterías puede que no esté totalmente transparente una vez se ha fregado y secado.

En conclusión, una plancha, una lavadora, una caldera o un lavavajillas son electrodomésticos que pueden ver su vida acortada de una manera bastante considerable a causa de la cal. Además dichos electrodomésticos trabajan a temperaturas elevadas que todavía aceleran más la formación de la cal, ya que si el agua se encuentra a más de 55º y reposa después, los minerales se solidifican gracias a la humedad, obstruyendo los conductos por los que va circulando.

¿Cómo combatirlo?

Si el problema no es demasiado grande se puede acudir a algunos remedios caseros que resultan bastante efectivos. Por ejemplo, en el caso de la lavadora cuando comienza a aparecer por los lados espuma, es que hay problemas de cal, y para solucionarlo hay que verter un vaso de vinagre dentro del depósito de lavado, otro donde se echar el suavizante y otro en el tambor. Se enciende para que funcione a temperatura elevada sin ninguna prenda en su interior.

Por su parte te darás cuenta que la plancha tiene exceso de cal si por los agujeros de la misma sale agua en vez de vapor. Para eliminarla echa en un vaso agua, dos cucharas de sal y mezcla. Agrega el resultado al depósito y ponte a trabajar con ella. Cuando acabes de planchar, echa un poco de agua limpia para que se purgue.

Al lavavajillas podrás añadirle vinagre, exactamente un litro y medio, para que se evapore durante unas horas. Ten la precaución de cerrar la puerta. Después añade ácido cítrico dentro del depósito del jabón y enchúfalo. Para terminar limpia los depósitos y su interior con un trapo húmedo.

Si no consigues con ninguno de estos remedios eliminarn la cal y el problema se va agravando, tendrás que llamar a un fontanero economico Majadahonda profesional para que te lo solucione.

Aprende a medir la presión del agua

Muchas veces se crea confusión por no saber distinguir entre la presión y el flujo del agua. Tienes que saber que el flujo es la cantidad de agua que sale del grifo en un tiempo determinado, es decir, si se pone un cubo de cinco litros bajo el grifo y tarda cinco segundos en llenarse, el flujo será de medio litro por segundo.

Por otro lado la presión es la fuerza que ejerce el agua. Por ejemplo si cuentas con un depósito en el jardín que suministre agua en el cuarto de baño de la planta baja, notarás que la presión en esta playa es bastante mayor que la que ejerce en la planta de arriba.

Para entenderlo mejor imagínate una manguera en el jardín que tenga en el extremo una boquilla ajustable. Ábrela un poco y verás que el chorro de agua sale con bastante presión, aunque la cantidad de la misma que sale por cada minuto, es baja.

Existen también dispositivos que ayudan a medir el flujo y la presión del agua. Su uso es habitual cuando se hace cualquier arreglo de fontanería en el caso de necesitar medir la presión y el flujo. Por ejemplo, puede ser que la presión de salida del agua en una lavadora necesite evaluarse para ver sin cumple con todos los límites que el fabricante haya indicado. Dicho dispositivo cuenta con una conexión regulable para medir la presión del agua así como para que se pueda adaptar a la salida de la misma. Fontanero Majadahonda espera que ahora tengas más claro las diferencias entre ambos conceptos.