La elección adecuada de un calentador de gas

Cuando el invierno se va acercando es momento de pensar en poner a punto la calefacción del hogar para obtener el confort máximo durante esta temporada de frío. Pero la elección de un calentador de gas no siempre resulta sencillo, puesto que además de existir una gran cantidad de modelos y tipos, hay que tener en cuenta diferentes aspectos como su eficiencia, la manera en que se desea calentar la vivienda y los gastos que se van a derivar de él todos los meses.

Y es que los fontaneros zona Moratalaz sabe que no todas las casas son iguales ni todo el mundo tiene necesidades iguales, por lo que no hay una respuesta solamente para conocer que calentador es el mejor, aunque sin duda el perfecto será el que caliente mejor y se ajuste a los deseos de sus propietarios. Por ello hoy vamos a hablar de los tipos que existen de calentadores y los aspectos que hay que sopesar antes de comprar uno o de instalarlo.

Un calentador de convección

Este tipo de calentadores se han diseñado para calentar solamente la habitación en la que se encuentren situados. El aire caliente va circulando alrededor de la estancia por convección natural. Algunos de ellos se encuentran dotados con un ventilador para que calienten más rápidamente y de una manera más uniforme en la habitación. El más conocido es el radiador de aceite en posición vertical, siendo además el más barato. Algo más caro es el tipo de caja que tiene en la parte baja el elemento de calefacción y una rejilla en la zona de arriba.

Un aerotermo portátil

Este ventilador calorífico se coloca en el suelo y proporcionan ráfagas de aire caliente de manera directa. No resultan tan eficientes como un calentador de convección y además pueden resultar muy ruidosos.

Paneles radiantes

Los elementos eléctricos que contienen estos paneles radiantes hacen que brillen de manera intensa irradiando calor directo hacia la persona. El calor sale de manera muy rápida pero solo en un área pequeña de la habitación.

Bombas de calor

Estas bombas se encargan de recoger el aire que se encuentra en el exterior de la vivienda para liberarlo en el interior. Funcionan con electricidad aunque recoge bastante más energía de la que terminan consumiendo. El problema radica en que cuanto mayor frío hace fuera, son menos eficientes. Su precio además es bastante elevado, aunque lo cierto es que gastan poca energía para funcionar.

Calentadores de panel

Estos calentadores se colocan en las paredes de manera permanente y funcionan también por convección. Están diseñados para dar calor en toda una habitación y suele gastar la misma cantidad de energía que un electrodoméstico normal.

Calentador de noche

Estos calentadores funcionan también por convección y su instalación es permanente. Su ventaja mayor es que van recogiendo la energía por las noches, que es cuando es más baja la tarifa eléctrica, para ir liberándola por el día.

¿Cómo hacer la elección perfecta?

Dependiendo de la habitación de la casa se recomienda elegir un tipo de calentador u otro. Por ejemplo, para salones y/o estancias en las que la familia se reúne de manera habitual, será necesario que se propague el calor por toda la estancia. Por eso lo mejor es elegir una bomba de calor, aunque también son adecuados los calentadores por convección o los de panel.

Si lo que se desea es calentar una zona en concreto, es decir, si por ejemplo te encuentras sentado en el sofá leyendo un libro, lo más útil es un calentador radiante o un ventilador portátil. En el cuarto de baño también lo más recomendable es elegir uno de estos dos calentadores.

Un dormitorio necesita algo menos de calor que el resto de las zonas de la casa, por lo que lo mejor es decantarse por un calentador de panel o un de columna de aceite con temporizador o termostato. Un calentador de noche, también puede ser una opción excelente.

Aspectos a tener en cuenta

Termostato: ayuda a que la temperatura se mantenga uniforme además de ahorrar electricidad.

Temporizador: permite que el calentador se encienda y se apague antes de levantarnos y una vez nos hemos dormido, ahorrando electricidad sin estar pendiente.

Ventilador: Distribuye el aire por la habitación rápidamente y de manera uniforme, evitando que se acumule el calor solo en la zona superior de la misma.

El tamaño del calentador

Para calcular el tamaño adecuado del calentador que tienes que elegir, debes calcular unos 44 vatios por metro cúbico de la habitación. Añadir después un 10% por cada ventana grande que haya en la estancia y un 10% más para lograr mayor confort.

Si es un salón, debes multiplicar la cifra por 1,5. En el caso de un dormitorio, por 1,2 y para otras zonas un 0,8.

Precio de los calentadores

Un calentador eléctrico puede varias su precio dependiendo de su tamaño, de la marca e incluso de la época en que se compre. De cualquier manera un calentador permanente siempre va a resultar más caro que una estufa, además de necesitar mayor cantidad de energía.

Consejos a la hora de adquirir un calentador

Si puedes esperar, ten en cuenta que a mediados de invierno el precio de los calentadores suele bajar. Además si vas a adquirir un calentador que tenga ventilador, nuestros fontaneros en Majadahonda Madrid le aconseja que pida que lo prueben en la tienda puesto que algunos son realmente ruidosos y al llegar a casa puede que te arrepientas de haberlo comprado.

Si te puedes permitir un gasto mayor al principio, elige una bomba de calor, una estufa de leña o un calentador de gas, ya que a la larga, te vas a ahorrar bastante dinero en electricidad.